viernes, 11 de abril de 2014

305.- VILLA ARBOSA - ORTIGUERA (COAÑA)

También conocida como "la casa de los de Noreña“ fue construida para el indiano José Rodríguez Jardón, se supone que tendría algún parentesco con la familia Jardón por lo que es de suponer que emigrase a Argentina. Se encuentra en pleno centro de Ortiguera, frente al parque municipal. Me hablaron de su hija Carmencita que vivió en la casa. En 1975 el párroco de Noreña D. Fermín Cristóbal y sus convecinos la compraron para ser utilizada por los jóvenes noñerenses en los campamentos de verano organizados por la parroquia. Tras su abandono ha habido varias propuestas de restauración, pero de momento ninguna ha fructificado como se puede apreciar en las fotos.












jueves, 20 de marzo de 2014

304.- CHALET CANTALAPIEDRA - MIRANDA (AVILÉS)

Feliciano de la Campa Álvarez  mirandino de nacimiento, emigró a Cuba donde amasó una gran fortuna. A su regreso invirtió parte de ese dinero en la adquisición de varias posesiones entre ellas la finca donde manaba el manantial de Valparaíso cuyas aguas discurrieron a curso descubierto muchos años hasta Galiana y por las que tuvo algunos problemas con el ayuntamiento de Avilés en 1875. También adquirió la casona de La Lleda con capilla y posesiones incluidas y la “Quinta Herrero” situada en lo que después fue el Colegio de Agustinos en Avilés. Con posterioridad en el bienio 1879-80 D. Feliciano fue nombrado Alcalde-Presidente del Ayuntamiento de Avilés.
D. Feliciano tras enviudar, y con una hija llamada Natividad y un hijo adoptivo ya mayor, conoció a una joven llamada Mª del Carmen López con la que se casó en poco tiempo.
Después de la boda vivieron en varios domicilios hasta que construyeron esta casa, en el barrio de Alfaraz de la parroquia de Miranda (Avilés), a la que se le conoció como “Villa Carmen”. Pronto se les quedó pequeña y se trasladaron a la Quinta Herrero en la que puso en marcha una granja de gallinas y una vaquería. Con Carmen al menos tuvo un hija llamada Adela y al morir Feliciano estaba embaraza de un niño. El niño vino al mundo con muy mala salud empeorando día a día. Tras acudir a varios médicos finalmente recabó donde un joven médico recién instalado en Avilés, Isidro Fernández Castrillón, finalmente el niño murió pero entre ellos se entabló una gran amistad llegando a contraer matrimonio. Isidro Fdez. Carrión llegó a ser un afamado cirujano y concejal del ayuntamiento de Avilés. El siete de septiembre de 1911 fallecía el doctor a los 54 años víctima de un cáncer en la boca. Tras el fallecimiento su viuda Carmen se instaló en centro de Avilés, falleciendo poco después también víctima del cáncer. Adela de la Campa hija de D. Feliciano y heredera del chalet se casó con otro afamado médico, el doctor D. Germán Cantalapiedra, y de ahí le viene el nombre a la casa “Chalet Cantalapiedra”. Durante la guerra civil fue ocupada como cuartel y en los años 40 Baldomero Menéndez-Bernardo, por entonces adinerado comerciante, casado con Pacita García Suárez adquirió la casa con los muebles y enseres que habían sobrevivido a la guerra. Posteriormente fue vendida y restaurada, siendo urbanizados sus jardines.

Fuentes: Articulo “El doctor Castrillón”de José Manuel Feito y Jorge R. nieto de Baldomero Menéndez







Foto anterior a 1911 , año en que falleció  F. CASTRILLON

Fotos enviadas por Jorge R.N. nieto de Baldomero Menéndez que vivió en la casa y aparece en la última







viernes, 28 de febrero de 2014

303.- VILLA MANOLITA - SOMIÓ (GIJÓN)

Sobre una parcela situada en la Carbayera de Laviada de Somio se construyó esta villa para el indiano de Infiesto D. Ramón Sánchez, siendo conocida en su tiempo por “La Mora” por su estilo arquitectónico morisco, con terrazas en lugar de tejado y sus ventanas de doble lienzo. En 1944 fue reformada añadiéndole el tejado y modificando las ventanas. Pero su propietario más conocido fue José Ramón Lueje Sánchez (Infiesto 1903 - Gijón 1981), probablemente sobrino del indiano, por lo que a la villa se la denomina también “Quinta de José Ramón Lueje”. D. José Ramón, natural de Infiesto, licenciado en Derecho desarrolló su carrera profesional como inspector de Hacienda, pero por lo que se le recuerda es por su afición a la montaña asturleonesa, siendo uno de los primeros divulgadores de la Cornisa Cantábrica y sobre todo de los Picos de Europa. Labor que realizó en sus escritos y libros y por sus miles de fotografías, cerca de unas 15.000, junto con gráficos, mapas, rutas y croquis. Sus hijos, doña Isabel y don Pedro Lueje Córdoba en 2002 donaron su archivo fotográfico al Museo del Pueblo de Asturias de Gijón.
Fuente: Catalogo Urbanístico de Gijón











 Casa donde nació D. José Ramón Lueje Sánchez en Infiesto


http://www.villadeacebedo.com/lueje.html
http://www.descubreasturias.com/GaleriaFotos/Historico/Historicas03.html

http://www.revistacomarcal.es/Revista_09/lueje.html




Ver mapa más grande

viernes, 31 de enero de 2014

302.- QUINTA LUTGARDA - SOMIÓ (GIJÓN)

En el triángulo formado por las actuales calles Av. del Jardín Botánico, Av. de Albert Einstein y la Av. de Justo del Castillo y Quintana se encontraba una extensa finca de casi 4 hectáreas donde se construyó esta villa de recreo a finales del siglo XIX con un marcado estilo ecléctico. Se atribuye su construcción a Celestino Álvarez-Buylla y García Barrosa hermano de Amadeo Álvarez Buylla, Conde del Real Agrado, que como éste emigró a Cuba donde creó una prospera casa comercial con la que hizo fortuna, se le menciona en 1887 como uno de los fundadores del Sanatorio La Purísima Concepción en Santa Clara (Cuba). Aparece como accionista del Banco Hispano Americano y como vocal del primer consejo del Banco Herrero. Regresó a España en 1890 instalándose en Madrid. Se casó con Carmen Fernández de Lloreda, hija de Manuel Fernández de Lloreda y Ovies (†1907) y Lutgarda Ruiz-Cisneros y Saavedra (†1923). Lutgarda era la suegra de D. Celestino por lo que es probable que la casa la mandara construir D. Manuel. Tuvieron un único hijo, Julio Álvarez de Builya, que se casó con Ana María Muñoz y Rato quien fue la V condesa de Santa Olalla. D. Celestino falleció en Madrid en 1947.
El edificio permaneció durante una larga temporada en un precario estado de conservación y fue restaurado hace unos años, conservando íntegro el diseño de su proyecto original. Aprovecharon para reparcelar la finca y construir un gran número de chalets que casi ocultan la Quinta. En el edificio destacan sus terrazas y galerías sostenidas sobre pilares de fundición, conservando parte de su precioso jardín original.













Ver mapa más grande