viernes, 17 de marzo de 2017

336.- LA CASONA - PURÓN (LLANES)

León Álvarez (1872), hijo de Joaquín Álvarez Gutiérrez y Ramona Díaz Portillo, emigró a México junto a su primo Joaquín. Al padre le llamaban “Joaquín el de la Montera” porque siempre llevaba una montera picona, éste además de a León tuvo cuatro hijas Fermina (1869), María, Águeda y Mª Victoria. León se casó en México con Leonor Mateos de nacionalidad mejicana con la que tuvo cinco hijos, pero enviudo muy joven y por ello su hermana Fermina fue a México para hacerse cargo de los sobrinos. Se cuenta que en un viaje de regreso a España su hijo Joaquín Leonardo (1901-1928) falleció en el barco y que su tía Fermina al atracar éste en Santander compró el féretro más caro y lujoso para su sobrino y que todavía se conserva con su cuerpo embalsamado en perfecto estado en el cementerio de Purón. A D. León le llamaban el “Burro de Oro” por lo rico que llegó a ser, murió en México donde se encuentran sus restos. El inicio de su fortuna se debió a una casa de empeño que regentaba en México D.F.. El empeño tuvo un papel importante durante los siglos XIX y XX en la ciudad de México debido la escasez del dinero en efectivo y a los bajos salarios, siendo una forma de conseguir dinero para sufragar los gastos diarios.
La casona la edificó D. León en 1923 para sus hermanas solteras María y Mª Victoria, ya que Fermina se fue a cuidar a sus sobrinos a México donde murió y Águeda se casó con Pedro Fernández haciendo otra casa en Purón. María con el paso del tiempo se casó con un sirviente que había en la casa, Marcelino Meana que era natural de Infiesto, y Mª Victoria murió soltera.

D. León y su familia solían pasar sus vacaciones en esta casa. La casona al pertenecer a María, la heredaron sus hijos.







D. León Álvarez Díaz

Fermina Álvarez Díaz

viernes, 10 de marzo de 2017

335.- LA ZORERA DE ARRIBA - PURÓN (LLANES)

D. Tomás Sordo Díaz (1856-1945) emigró a Méjico instalandose en D.F. donde llegó a tener el monopolio del abastecimiento de sal a los pequeños abarroteros con lo que logró obtener una gran fortuna, era conocido como «el rey de la sal». Se dice que fue el más rico de los indianos nacidos en Purón. Se casó el 9 de febrero 1895 en Ciudad de México con la mejicana Esther Castañares García (1877) con la que tuvo 16 hijos: Ramón (1895), Roberto ( 1900-1969), Tomás, Salvador, Ángel (1904), Esther (1915-1997), Marta Loreto (1917-1996), Carmen (1918-2003), Fausto (1910), Benjamín (1905-1988), Alfonso, María Victoria, Miguel, María Luisa (1902),María Teresa (1909-1987). Los lugareños comentan que sus hijas fueron de una belleza extraordinaria y que no escatimó dinero en ellas hasta el punto que finalmente su fortuna se vio muy disminuida.
Mientras D. Tomás residia en México falleció su madre Felipa Díaz quedando viudo su padre Ramón Sordo (1827-1906) por lo que D. Tomas le puso una señora a su servicio que traía a una hija de soltera llamada Sabina Sordo (1864-1930) a la que D. Ramón dejó embarazada por ello se casó en segundas nupcias con ella. Tuvieron cuatro hijos: Vicente (1886-1967) (casado con Mª Teresa Tames), Alfredo (desaparecido en México), Patricio (1896-1970) (casado con Vicentina Tames (1908-1976)) y Ramonín (1902) quien con 19 años embarcó hacía Méjico donde estuvo de 1921 a 1948 y una hija llamada Felipa(1888)(casada con Aurelio Tames).

D. Tomas levanto esta casa en 1914 sobre una gran finca con vistas al valle, puede que la construyera el maestro de obras local Avelino López. La familia solía venir de vacaciones a Llanes a un gran piso y también a esta casa. Al ser tantos de familia les apodaron “los tantos”. D. Tomás murió en México en 1945, pasando la propiedad de la casa a los hijos de Sabina.





Tomás Sordo Díaz (1856-1945)

Vicente Sordo Sordo (1886)
Felipa Sordo Sordo (1888)
                                                                                              





Patrico Sordo Sordo (1896)
Ramón Sordo Sordo(1902)

Esther Sordo Castañares 

Fausto Sordo Castañares

Maria Teresa Sordo Castañares

Marta Loreto Sordo Castañares

Roberto Sordo Castañares

domingo, 15 de enero de 2017

334.- QUINTA BANGO - JOVÉ (GIJÓN)

Álvaro Bango León nació en el año 1867 en Ambás (Carreño) en el seno de una familia de modestos labradores. Sus hermanos fueron María, Josefa, José (Ambás, 1869-1941) y Tomás. Los más conocidos fueron Álvaro y José que con 17 y 15 años respectivamente emigraron a La Habana (Cuba) donde tras tres décadas regresaron enriquecidos a Asturias siguiendo caminos diferentes. José se dedicó a la política llegando a ser diputado provincial (en el año 1917 por parte del Partido Reformista de Melquíades Álvarez), promotor del Sindicato Agrícola de Carreño, alcalde de Carreño, presidente de la Federación Agrícola Asturiana entre 1911 y 1921 y miembro de la logia masónica Jovellanos. Álvaro continuó con los negocios comprando abundantes propiedades en Gijón donde se instaló. Ambos fueron muy generosos con su Carreño natal contribuyendo en la financiación de las escuelas y el cementerio local.
Álvaro Bango León se casó con Eulogia Escacho Álvarez (Jove, 1884-1973), que de soltera había sido maestra en San Andrés de los Tacones. Tuvieron tres hijos: Álvaro (1913), José María (1916) y Evaristo Luis Bango Escacho (1919) nacidos los tres en Jove. El primero murió muy joven, antes de la Guerra Civil, y José María murió en la contienda, a los 21 años, en septiembre de 1937.
El más pequeño, Evaristo Luis nació el 21 de junio de 1919 y al morir su padre en Gijón en el año 1933 y sus hermanos se convirtió en su heredero. Estudió en la Escuela de Comercio, él se encargó de conservar y ampliar su patrimonio debido a su buen ojo para los negocios, aunque fue uno de los damnificados por la estafa de Gescartera. Invirtió en inmuebles (edificios en la calle Corrida o el paseo de Begoña) y fincas en Jove, Carreño y Villaviciosa, entre otras.
Evaristo Luis nunca se casó ni tuvo hijos. Años después de la muerte de su padre, decidió trasladarse con su madre hasta esta casa que había sido su residencia de verano: la Quinta Bango, en Jove. En la quinta familiar transcurrió su vida, vivió de forma sencilla y apenas sin relacionarse con la gente, no siendo un hombre de gustos ni aficiones caras. Cuando empezaron las obras de urbanización de El Lauredal se trasladó a un chalé en Somió donde murió el 9 de mayo de 2006 a los 86 años. Legó su inmenso patrimonio (podría superar los 30 millones de euros) a la Asociación Gijonesa de La Caridad, sorprendiendo a propios y extraños, con el mandato de que todo su legado se destinase a construir una residencia para ancianos sin recursos. El dinero y los activos financieros están bloqueados en un fondo suizo contra el que todavía pleitean hoy sus herederos.

La casona fue construida a finales del siglo XIX como quinta de recreo, fue propiedad de los García Jovellanos, Los Costales, la familia Bango Escacho y en la actualidad de Funerarias Noega donde ha instalado un tanatorio. Está ubicada en una parcela de gran superficie situada en el barrio de Jové cerca del parque El Lauredal. La vivienda principal presenta un volumen sencillo de planta rectangular, con la singularidad de tener adosada una capilla que destaca por su tamaño. Las fachadas del edificio principal fueron construidas con ladrillo caravista, con dos grandes galerías de carpintería de madera en dos de su fachadas. El conjunto incluía un excelente cierre de la finca con un muro de mampostería y portón de acceso metálico, en su interior existe un amplio jardín en el que destaca una torre-cenador con influencias del estilo ecléctico.

El grupo impulsor del proyecto del tanatorio ha realizado un gran esfuerzo, para rehabilitar y recuperar los elementos decorativos y constructivos originales. Elementos, detalles y símbolos significativos conservados en los interiores y en todo el conjunto.
Fuentes: El Comercio, La Nueva España, Funerarias Noega y Catálogo Urbanístico de Gijón.

















“…el escudo que aparece en el exterior de la capilla es del siglo XVII. El blasón, labrado en piedra, está dividido en cinco cuarteles, que acogen las armas de las familias: 1.º Jove, 2.º Hevia, 3.º Valdés (escusón), 4.º Miranda y 5.º Labandera. Se timbra con un yelmo plumado que mira a siniestra, sobre pergaminos recortados y enrollados, asemejándose al que hallamos en el palacio de los Jove-Huergo.”
Fragmento de: 
INVENTARIO-CATÁLOGO DE CAPILLAS POPULARES Y SEÑORIALES EN EL CONCEJO DE GIJÓN (ASTURIAS) de María Prieto Vergara

Antes de la reforma




El depósito ya no existe

Foto: http://www.funerariasnoega.es/

lunes, 2 de enero de 2017

333.- VILLA MARÍA LUISA - LA ISLA (COLUNGA)

Andrés Valle emigró a Cuba donde trabajó de panadero. A su regreso hacia 1870 construyó una sobria casa de estilo autóctono. Medio siglo después sus herederos la vendieron a Andrés Vigil, otro indiano, que la modificó adosándole en el lado este un bloque prismático con un cuerpo portificado que en el extremo se convierte en torre. La casa tiene una situación privilegiada frente a la playa de La Isla.
Fuente: INDIANOS Y ARQUITECTURA EN ASTURIAS (1870-1930) de Covadonga Álvarez Quintana